Ya decía yo que era imposible que un señor repartiera regalos por todo el mundo en una noche.

Tiene un ayudante.